Cómo ayuda un seguro de vida a proteger a tu familia

Te has preguntado, ¿cómo ayuda un seguro de vida a proteger a tu familia? Un seguro de vida puede proteger a los miembros de tu familia cuando sufren la pérdida de la persona que gana los ingresos o el padre o la madre que se queda en casa. Permite que una familia logre mantener su estándar de estilo de vida al proveerles dinero sin obligaciones fiscales para ayudar a pagar los costos funerarios, pagar la hipoteca, ahorrar para la universidad de los niños, y ofrecer paz y tranquilidad después de perder a un ser querido.

El seguro de vida es un producto que también tiene beneficios en vida, es decir, el beneficiario o tomador de la póliza puede recoger el dinero en vida en caso de enfermedad terminal, enfermedad crítica o incapacidad.

Existen dos tipos de seguro de vida: a término y permanente. El seguro de vida a término es por un período de tiempo, puede ser desde 1 año hasta 30 años.

En cambio, el seguro de vida permanente no se vence, es permanente mientras se cumpla con los pagos y las disposiciones de la póliza, y mantendrás la misma prima durante todo el tiempo que tengas el plan.

Seguro de vida a término

El seguro de vida a término es por un período de tiempo, puede ser desde 1 año hasta 30 años. Al vencerse el término, deberás escoger entre renovar la póliza, cambiarla o dejar que se venza y quedarte sin esa protección. Si solo necesitas contar con protección por un tiempo determinado esta es la póliza ideal. Puede ser renovable, pero el monto de la prima aumentará cada vez que se venza.

  • Ofrece una protección abordable y directa que dura por un plazo determinado de tiempo. El seguro de vida a término es normalmente la opción de cobertura de precio más baja, pero es temporánea.

  • Es diseñada para ayudar a reemplazar tu ingreso si llegas a fallecer durante tus años productivos.
  • Tu familia puede utilizar el beneficio por muerte para ayudar a pagar gastos como alojamiento, cuidado de niños, y alimentación.

  • Con un seguro de vida a término tendrás un beneficio por muerte sin impuestos. Le ofrece a tu familia estabilidad en un tiempo cuando más lo necesitarán.
  • Plazos flexibles de póliza: Te será posible escoger un plazo de término entre 10 y 40 años.

  • Tarifas y pagos muy bajos.

  • Flexibilidad de convertirlo a seguro permanente: Cambia a una protección a largo plazo en un futuro.⠀

Seguro permanente

Ofrece la seguridad de la protección de por vida, es decir, no vence en un período de tiempo específico, brinda un beneficio por fallecimiento exento de impuestos, y genera valor en efectivo con el paso del tiempo. Existen varios tipos de seguro de vida permanente. ¡Veamos cuáles son!

  • Seguro de vida permanente tradicional: El beneficiario elige el monto de cobertura y acuerda con la aseguradora que pagará una prima específica al año o al mes desde el primer año de vigencia del seguro y así indefinidamente. El elemento de ahorros crecerá en la cuenta bajo las condiciones que determine la aseguradora. Estos ahorros no se les pagarán a los beneficiarios en caso de fallecimiento.⠀

  • Seguro de vida variable: Es un poco más flexible con respecto a las inversiones que usa la aseguradora para generar los ingresos en la cuenta del asegurado, ya que suele hacerlas en renta variable, es decir, en instrumentos bursátiles como bonos, acciones y/o fondos mutuos. En este tipo de seguro el monto del beneficio de la póliza está muchas veces definido por el resultado que genere las inversiones con un mínimo a pagar.⠀
  • Seguro de vida universal: En este tipo de seguro la porción de dinero sobrante del monto del seguro de vida se coloca en una cuenta generadora de intereses o de inversión, dependiendo de las opciones que ofrece la aseguradora y del tipo de inversión del asegurado.⠀
  • Seguro de vida universal-variable: Con este tipo de seguro se puede combinar las características del seguro variable, que invierte en el mercado bursátil y pudiera generar altos rendimientos para sus beneficiarios a largo plazo, con poder ajustar el monto de las primas que paga, aumentándolo si desea cada mes o año para aportar más a su cuenta de inversiones o reducir las primas en caso de necesidad económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *